México

Rebeca: «Me costó mucho trabajo convencer a mi esposo»

(This testimony is also available in English) Yo no sé leer ni escribir y esto me hace sentir muy mal porque todos mis hijos sí saben leer y escribir y yo no sé nada de las letras. Cuando ellos estaban chiquitos yo no podía ayudarles con las tareas de su escuela ya que yo no sabía nada de lo que estaba escrito en sus libros o libretas, para mí era como un imposible aprender todas esas letras y números; y más imposible aprender a leer y escribir ya que yo nunca tuve la oportunidad de ir a la escuela, porque mis papás decían que eso de estudiar no era para las mujeres, que las mujeres estaban hechas para atender a su esposo y a sus hijos cuando se casaran, que la escuela a las mujeres no nos servía para nada ya que todo el tiempo íbamos a estar haciendo el quehacer en la casa.

Pasó el tiempo, yo me casé. Yo creía que mi esposo ya estando casados a lo mejor me iba a apoyar para que por lo menos yo aprendiera a leer. Pero me equivoqué: a mi esposo sus papás también le habían hecho pensar que las mujeres sólo servían para atender a los hombres haciendo el quehacer en la casa. Yo muchas veces le dije a mi esposo que yo quería aprender a leer y escribir, pero él me decía que no.

Después fueron naciendo mis hijos y se me iba acabando el sueño de estudiar. Un día llegaron unas muchachas a tocar en mi puerta y me dijeron de unas clases que iban a dar para enseñar a las personas que no sabían leer ni escribir. Yo me animé y les dije que sí entraba porque iban a dar las clases cerca de mi casa, pero que no les aseguraba si iba a ir o no porque todavía me faltaba convencer a mi esposo ya que él tenía sus ideas. Para entonces yo ya tenía nietos y eso me daba más vergüenza porque ellos sabían más que yo, pero eso me hizo pensar en que si ellos podían por qué yo no, y por eso me decidí a tratar de convencer a mi esposo.

Me costó mucho trabajo convencer a mi esposo, pero mis hijos me ayudaron a quitarle esa idea de la cabeza y por fin me dejó aprender lo que yo tanto quería desde que estaba joven, que es leer y escribir.

Me decidí entrar a la escuela y cuando volvieron a pasar las muchachas que iban a dar las clases a las personas que no saben leer y escribir les dije que me anotaran en la escuela. Por fin estaba realizando el sueño que tenía desde niña.

Rebeca Gudiño Mora, 63 años, ama de casa,
Sahuayo, Michoacán, México, 2007.

Testimonio a la: Revista Decisio, n° 19, enero-abril de 2008. Edición especial: Relatos de Personas Adultas en Alfabetización.

 

ENGLISH VERSION:

Rebeca: “It was very difficult to convince my husband”

I can’t read or write, and this makes me feel bad, because all my children can read and write, and I can’t. When they were very young I couldn’t help with their homework because I couldn’t read anything that was written in their books and notebooks, and for me it was impossible to learn all those numbers and letters; and even more impossible to learn to read and write, considering that I never had the chance to go to school, because my parents always told me that school was not for women, that women were made to serve their husbands and their children when they got married, and that school was no good for women because we would be very busy working as housewives.

Time went by, and I got married. I believed that after some time married my husband would let me study so I could at least learn how to read. But I was wrong: my husband’s parents told him the same, that women were made to serve their husbands. Many times I told him I wanted to learn how to read and write, but he always denied.

Then the children came and I could not make my dream of going to school come true. One day, two girls knocked on my door and told that they were going to organize classes for people who couldn’t read and write. I was excited and told them I would go, ‘cause the classes were near my house, but I couldn’t be sure of my attendance ‘cause I still had to convince my husband, who had his ideals. At this point I already had grandchildren, so I was even more ashamed, because they knew more than I did and it made me think that if they could, why couldn’t I? Then I decided to try and convince my husband.

It was very difficult to convince my husband, but my children helped me to take those ideas out of his head, and he finally let me go to school to learn how to read and write, which I wanted so much since I was young.

I decided to go to school, and when those girls came to see me again I told them to enroll me in the classes. I was finally walking the path to make my dreams come true.

Rebeca Gudiño Mora, 63 years old, housewife,
Sahuayo, Michoacán, Mexico, 2007.

Source: Revista Decisio, No. 19, January-April 2008. Special Issue: Stories of Adult People Learning to Read and Write.

2 Respuestas

  1. Lucia

    Desde hace unos anos quiero estudiar la universidad, hace 4anos me case y mi novio me decia que me apoyaria si decidiera estudiar. Ya de casados me salio que no, que no tendremos tiempo para nosotros y que casi no nos veremos. Yo trabajo soy policia y el tambien, y la escuela a la que quiero ingresar es de turno matutino de lunes a viernes, tendria que trabajar por las tardes asi que en verdad casi no nos veriamos. Pero tengo suenos y aspiraciones y deseo algo mas que ser policia. No se de que manera convencerlo para que me apoye con mi deseo de estudiar, soy joven de 29 anos y sin hijos aun, creo que es el tiempo adecuado para hacerlo antes de que llegue la familia….

    • Tatiana

      Gracias Lucia por tu mensaje y por compartir tu preocupación y mucha suerte en tus caminos. Un saludo muy cordial, Equipo CLADE

Deja tu comentario